Tribunal 4° de Control ordenó llevarlo al sector Las Cabañas

Dámaso Valentín Ortega Chirinos es el papá de Kelvin Ortega, el joven de 18 años que fue asesinado el sábado a las 2:30 de la tarde en El Junquito por un funcionario de la Guardia Nacional, y cuya muerte desencadenó la quema de la carpa de ese cuerpo de seguridad.

Dámaso dijo que “toda la información la distorsionaron. Nosotros no íbamos con violencia. No íbamos disparando. En el cortejo donde nosotros estábamos nadie iba armado. La Guardia Nacional movió todo para que a mi hijo lo entregaran temprano y nosotros no tuviéramos oportunidad de hablar con la prensa. El mismo asistente del viceministro de Interior y Justicia habló conmigo para que yo no denunciara ya para ofrecerme hasta pagarme el velorio y entierro. Y nada me lo cumplieron. Pero el guardia nacional está preso”, dijo Ortega.

Dámaso dijo que fue a la audiencia que se celebró en el Tribunal 4° de Control. Allí él contó lo que había pasado. Que a su hijo lo asesinó el GN accidentalmente. “Me dijo que se le escapó el tiro”, explicó. Luego que con la ayuda de unos amigos cargó a su muchacho y se lo llevó a la Clínica Vista Alegre.

El juez ordenó privar de libertad al funcionario de la Guardia Nacional y enviarlo a La Planta, específicamente al sector Las Cabañas.

“Ya lo que pasó después lo hicieron los que quedaron. Estaban indignados por lo que hizo ese militar”.

Fuente: http://www.eluniversal.com/2010/06/08/sucgc_art_guardia-que-asesino_1930335.shtml